martes, 24 de junio de 2008

Semana 17

El futuro bebé todavía es muy pequeño (esta dentro de la madre, jejeje), ya que sólo mide 13 centímetros de la coronilla al cóccix y pesa unos 140 gramos.

La placenta, que provee de nutrientes y oxígeno al futuro Casañas Barroso (que ganas tenemos de saber lo que es para llamarlo por su nombre) y permite la eliminación de desechos, continúa su crecimiento. Ahora contiene miles de vasos sanguíneos que transportan nutrientes y oxígeno desde su cuerpo al cuerpo del bebé en crecimiento.

El deseado apartado: el cuerpo de la madre

Seguramente ha notado que sus pechos han cambiado bastante desde que el embarazo comenzó, de esto ya hemos hablado. Las hormonas (estas son las responsables de todo... ¿también de la crisi?) están preparando los pechos para la producción de leche; la irrigación de sangre hacia las mamas es mayor y las glándulas que producen leche crecen y se preparan para amamantar. Por eso es que el tamaño de sus pechos aumenta (ya sabéis lo que pienso) haciendo que las venas sean visibles (los de Elena siguen estando preciosos). Seguro que alguien le recomienda comprar sostenes adecuados de varios tamaños para que se ajusten al crecimiento de los pechos durante el embarazo, esta es una buena opción de no estar en crisis, por eso los pobres preferimos el naturismo.

Publicar un comentario