domingo, 8 de enero de 2012

Desmontando la navidad.

Desmontando la navidad. La navidad no es una fiesta mas en el calendario, y por especial e intensa es agotadora. Yo lo siento, pero a mi me gusta, me gusta la navidad, y no solo porque sea mi cumpleaños, sino, porque me gustan los colores, las luces, me gusta que todo el mundo quiera ser bueno, aunque solo sea algunos días. Me gusta pensar en que se termina un año y comienza otro, recordar todo lo que ha pasado, que si ha sido malo lo dejamos atrás y comenzamos de nuevo, y si ha sido bueno, pues que seguirnos, que comienza otro gran año.
Cuando uno es padre la navidad es especial. Cuando uno es padre ve la navidad a través de los ojos de sus hijos, y eso es genial. Estas navidades eran especiales, eran en Madrid, y eso es especial, porque cuando tienes 7 años o 3 añitos, todo es especial. La alegría con que Aitana canta villancicos, como Rocío mira todo lo que pasa a su alrededor, los carteles y las luces, los nervios. Los aciertos de los Reyes Magos y de los "terroristas de la felicidad", que haciendo un sacrificio aciertan con los deseos de mis princesas. Las visitas de la familia y los skype que nos permiten estar en contacto. Cuando uno consigue disfrutar como ellos, que todo, por poco que sea te haga ilusión, ser capaces de creer en la magia de la navidad, en los reyes magos, en las hadas y los duendes, en los ángeles que nos cuidan, entonces es todo maravilloso.
Porque en mi casa vienen los Reyes magos. ¿Pero entonces cuando juegan con los regalos? Pues todo el año, porque lo de que de los regalos Papá Noel para que puedan jugar nunca lo he entendido. ¿Viene luego y se los quita el día que empiezan las clases? Los Reyes Magos te los dejan para siempre, o por lo menos para lo que te duren.
Se ha puesto de moda lo de desaprender, pero no, hay que aprender, cada día, lo que pasa es que tenemos que aprender cosas importantes y sobre todo, sobre todo, no olvidar. No olvidar la ilusión con la que se hacen las cosas por primera vez, no olvidar como disfrutar de los pequeños detalles, no olvidar que cada momento que vivimos es único.

Hoy ha tocado guardarlo todo. Han comenzado las rebajas, el lunes de vuelta a la rutina. Hoy he desmontado la navidad, pero no del todo, solo la he guardado hasta el año que viene. Ahora toca disfrutar de cada día, uno a uno y sin darnos cuentas estaremos otra vez celebrando estas fiestas. Porque si no la desmonto no podré montarla de nuevo el año que viene con toda la ilusión del mundo.
Un consejo, cuando desmontéis vuestra navidad, dejadla a mano, por si acaso….
Publicar un comentario