miércoles, 27 de marzo de 2013

Nunca caminarás solo.


Nunca caminarás solo, no es un post de fútbol. Es un post de sentimientos y momentos vividos.

Hoy es miércoles, pero no cualquier miércoles, es miércoles santo. Eso para muchos no significa nada, como mucho vacaciones, pero para mí los miércoles santo son especiales.

Hace ya tiempo que este miércoles es para mí uno de los días más importantes del año. El miércoles acompaño a mi Cristo del Descendimiento, a María Santísima de la piedad y a Nuestra Señora de la Esperanza en su paseo por Badajoz.

Por desgracia, o por suerte, porque es por estar trabajando, este año no puedo estar allí. No puedo vivir, que si sentir, recordar y rezar, el momento de entrar en la Iglesia de San Andrés, de rozar con mi mano tu paso y sentirte en todos los poros de mi piel, de colocar la capa a mi hija mientras te mira, a ti y a tu madre con esa sonrisa que da la vida. Saludar amigos y agradecer, antes, durante y después, a los costaleros que sean tus pies.

Se me llena el alma cuando suena la Banda de Cornetas y Tambores Santísimo cristo de la Colima, de Daimiel, que desde hace años, tan bien nos acompañan,  cuando por fin la luz de Badajoz te ilumina porque estas en sus calles se me saltan unas lágrimas, las mismas que ahora cuando escribo esto en el metro de camino al trabajo, y que mis compañeros de vagón no comprenden, por verme sonreír y llorar a la vez.

Este año, si el tiempo lo permite, cuando veáis que en la fila de nazarenos falta hay un hueco, no es que estén mal colocados, es mi sitio, que me lo tienen guardado, porque este yo donde este.... NUNCA CAMINARÁS SOLO.

Feliz Semana Santa a todos.

Un recuerdo muy especial a mi suegra, que desde el cielo nos acompaña siempre, pero especialmente en Semana Santa.

(Luego cuando llegue a casa pondré fotos)

Pancho.
Enviado desde mi iPhone


Publicar un comentario